Share Compartir en facebook Compartir en twitter
Send to a friend
   

Tools: Print

Roberto de la Mota, enólogo y socio de Mendel Wines

“El desafío para el 2013 es que Argentina comience a hablar de indicaciones geográficas”

24 de Octubre, 2012 por Laura Saieg | en Noticias

El enólogo y socio de Mendel Wines, que además es vicepresidente de Wines of Argentina, dialogó con WineSur, sobre el panorama actual de la vitivinicultura argentina.

Roberto de la Mota junto a Annabel Sielecki son socios de la bodega Mendel Wines, bodega que exporta más del 90% de su producción al mercado externo. Este enólogo, reconocido por todo el mundo, destaca la situación en la que se encuentra la vitivinicultura.

En general ¿cómo ve a los principales mercados de Argentina para vino fraccionado?

Nuestro principal mercado continúa siendo Estados Unidos que sigue comprando vinos argentinos. Por otro lado, Canadá se está mostrando como un destino fuerte y con un precio promedio interesante.

Con respecto a Brasil, la situación sigue siendo compleja. Las licencias están demorando 60 días haciendo que la exportación sea muy lenta. Los brasileros tienen una burocracia importante y eso va en detrimento de un comercio fluido.

Chile y Argentina, han sido los proveedores en volumen más importante y esto continuará.

Finalmente, otro de los mercados en los que Argentina ha hecho foco en los últimos años ha sido Latinoamérica. Colombia, Perú, Venezuela, son destinos que comienzan a afianzarse.

¿Le preocupa el crecimiento de la exportación de vinos a granel, en detrimento del fraccionado?

Por un lado, el aumento de las exportaciones de vino a granel corresponde al volumen de vino que antes se consumía en el mercado local. Frente a esta situación, creo es muy bueno para Argentina, ya que representa una entrega importante de divisas.

Sin embargo, hay otro gran porcentaje del aumento que corresponde a la sustitución del fraccionado. Aquí es donde corremos peligro. El granel es un commodity, que pierde identidad y no tiene el respaldo del terruño.

¿Qué perspectivas tiene para finales de este año y principios del 2013?

Nuestro objetivo es mantener los mercados y afianzar algunos, como por ejemplo Europa del Este y Asia. Esto lo lograremos, siempre que mantengamos la calidad de nuestros productos.

¿Cree que Argentina debe continuar con su apuesta al Malbec?

El país debe continuar enfocándose en el Malbec y que éste sea acompañado por otras variedades como el Cabernet Sauvignon, que adquiere muy buena calidad en algunos terruños de Argentina y siempre se puede exportar, obviamente, compitiendo con todo el mundo. Por otro lado, la Bonarda es muy interesante, se la está trabajando correctamente y está mostrando una buena aceptación por parte de los consumidores. Sin embargo, estos varietales no van a equiparar los números en volumen que hoy maneja el Malbec, simplemente se lo puede acompañar.

Por otro lado, creo que los blend de Malbec y otros cepajes son una gran alternativa para Argentina, los premios y reconocimientos que han tenido en el último año, dan respaldo a esto.

Finalmente, en los tintos, hay variedades poco tradicionales como el Cabernet Franc, el Petit Verdot y Pinot Noir, que están teniendo su lugar en el mundo.

En el caso de los blancos, el Torrontés es el blanco indiscutible por excelencia de Argentina; seguido del Chardonnay y Sauvignon Blanc.

El desafío para el 2013 es que Argentina comience a hablar de indicaciones geográficas. No es lo mismo un Malbec de Luján de Cuyo, que de Perdriel, Altamira o Cafayate. Hay que hacer más fuerza en los terruños, es una etapa de crecimiento.

Linkedin Google Yahoo! Delicius
Send to a friend
   

Tags: ,

- Deje su comentario


Deje su comentario

Admin tools: Edit this entry.