Share Compartir en facebook Compartir en twitter
Send to a friend
   

Tools: Print

Argentina

“Puntaje perfecto” para la cosecha 2011

20 de Julio, 2011 por Redacción | en Noticias, Últimas noticias

Dos reconocidos enólogos internacionales que trabajan en Argentina, Paul Hobbs y Alberto Antonini, coinciden en que la calidad del Malbec 2011 es igual o superior a la de las cosechas 2002 y 2006, hasta ahora las mejores de Argentina.

A mitad de camino de probar los vinos de todos sus clientes en Argentina, Paul Hobbs, detallista por naturaleza, es un hombre que suele evitar sentenciar pero que esta vez no puede evitar hacerlo. “Es una de las mejores cosechas que he visto en Argentina“. Se entusiasma. No es poco. Este enólogo norteamericano comenzó en Argentina 18 años atrás con trabajo de consultoría de bodegas y en ese tiempo ha aprendido y presenciado muchos cambios.

“Estoy impresionado por el equilibrio de los vinos, la cantidad de fruta, la elegancia, la pureza y la claridad de la fruta”, describe hablando de las tintas y particularmente del Malbec. “La lluvia y los días frescos hicieron que la uva llegara a su mejor punto de su madurez. Ahora debemos manejar de la mejor forma esa madurez”, aclara.

Hobbs comparte el criterio de varios enólogos locales que no veían cosecha tan buena desde 2006. “La diferencia es que este año hicimos un mejor manejo del riego que en aquella cosecha, también lluviosa y fresca. Entonces elegimos no regar, directamente. Este año en cambio, se usó el agua de una manera adecuada y racional; la planta responde mejor a esto que al estrés hídrico. Estamos aprendiendo”, comenta con humildad, una de sus características.

Alberto Antonini, enólogo y consultor de origen italiano, tampoco duda en colocar a la cosecha 2011 en lo más elevado del podio. “Es un poco temprano para decirlo -se excusa- pero creo que estos tintos (que por el frío invierno aún están en etapa de fermentación maloláctica) serán como los mejores de la década pasada, 2002 y 2006“.

“Lo que más me gusta es cuando hay eneros y febreros húmedos, frescos, porque eso permite al Malbec madurar de una forma más armónica. Cuando hace mucho calor, en esos meses, el azúcar crece muy rápido, hay que esperar mucho al tanino y los vinos terminan con taninos inmaduros y muy alcohólicos”.

Antonini subraya que los Malbec que ha degustado muestran una fruta roja varietal muy expresiva, taninos jugosos bien armados y acidez natural exquisita. Son vinos que se prestan muy bien para guarda. “He cosechado vinos con muy buen alcohol y madurez tánica; soy muy optimista”.

Cabernet Sauvignon: puntos de vista divergentes

El acuerdo no es total en cuanto a los Cabernet Sauvignon de este año. No lo es entre Hobbs y Antonini, ni entre los mismos enólogos argentinos. Mientras que Hobbs -cuyos trabajos con el Cabernet Sauvignon de Robert Mondavi y Opus 1 no pueden pasar desapercibidos- afirma que “Mendoza será conocida en el futuro como una de las mejores regiones del mundo para el Cabernet Sauvignon“; Antonini expone sus muchas dudas sobre el Cabernet Sauvignon de Mendoza. “Respeto mucho el punto de vista de Paul, él sabe mucho, pero no creo en lo personal que Mendoza que sea un gran terruño para esta variedad; como sí lo es para el Cabernet Franc al que le gustan más los climas secos y cálidos. Los Cabernet Sauvignon pueden ser potentes y musculosos, muy aromáticos, aún elegantes en nariz, pero siempre les llega un final de boca un poco rústico, los grandes Cabernet no casualmente se hacen en lugares más húmedos”.

Recordemos que los mejores exponentes del mundo se encuentran en zonas de menor heliofanía y de menor altura y que además, tienen influencia del océano, como Napa y Burdeos (Francia). Sin embargo, Hobbs apuesta que “se pueden lograr excelentes Cabernet en esta región de altura y de clima puramente continental”.

Julio, el mes de los “enólogos voladores”

En estos días, los consultores internacionales andan por Mendoza. Rolland, Paggli, Antonini, Hobbs, son algunos de ellos. También vienen sus ayudantes. Ellos siguen subidos a un avión; están en Cafayate, en Patagonia, en San Juan o en Chile. Es que julio es un mes para probar los vinos de la cosecha del año, supervisar la poda, evaluar a través de la planta el año enológico anterior, ver el peso y elegir los brotes de año próximo. También para hacer los cortes finales de las cosecha 2009 y 2010, según sea el caso. “Los dientes se ponen muy negros en este viaje, porque probamos Malbec todo el día y también vemos cómo seguir adelante”, bromea Antonini.

Será interesante lo que Paul Hobbs y Alberto Antonini tengan para decir sobre el futuro del Malbec y de Argentina en el próximo Foro Internacional Vitivinícola que se realizará el 8 de setiembre en Mendoza, donde ambos serán panelistas a través de videoconferencias.

Linkedin Google Yahoo! Delicius
Send to a friend
   

Tags: , , ,

- Deje su comentario


Deje su comentario

Admin tools: Edit this entry.